¿PUEDE LA JUNTA DE PROPIETARIOS PROHIBIR EL USO TURÍSTICO DE LAS VIVIENDAS?